Buscar

Slavoj Žižek: ¿Qué significa defender Europa?

Actualizado: 7 mar

El doble criterio de Europa con respecto a los refugiados, expuesto una vez más por la guerra en Ucrania, es moralmente sordo y geopolíticamente tonto. La mejor manera en que Europa puede defenderse es persuadiendo a otros países de que puede ofrecerles mejores opciones que Rusia o China [1].


Liubliana. Tras el ataque ruso a Ucrania, el gobierno esloveno proclamó inmediatamente su disposición a recibir a miles de refugiados ucranianos. Como ciudadano esloveno, no solo me sentí orgulloso, sino también avergonzado.


Después de todo, cuando Afganistán cayó en manos de los talibanes hace seis meses, este mismo gobierno se negó a aceptar a los refugiados afganos, con el argumento de que debían quedarse en su país y luchar. Y hace un par de meses, cuando miles de refugiados -en su mayoría kurdos iraquíes- intentaron entrar en Polonia desde Bielorrusia, el gobierno esloveno, alegando que Europa estaba siendo atacada, ofreció ayuda militar para apoyar el vil esfuerzo de Polonia por mantenerlos fuera.


A lo largo de la región han surgido dos especies de refugiados. Un tuit del gobierno esloveno del 25 de febrero aclaraba la distinción: "Los refugiados de Ucrania proceden de un entorno que es, en su sentido cultural, religioso e histórico, algo totalmente diferente del entorno del que proceden los refugiados de Afganistán". Tras una oleada de protestas, el tuit fue rápidamente borrado, pero la obscena verdad salió a la luz: Europa debe defenderse de no-Europa.


Este enfoque será catastrófico para Europa en la actual lucha mundial por la influencia geopolítica. Nuestros medios de comunicación y las élites presentan esa lucha como un conflicto entre una esfera "liberal" occidental y una esfera "euroasiática" rusa, ignorando el grupo mucho más amplio de países -en América Latina, Oriente Medio, África y el Sudeste Asiático- que nos observan de cerca.


Ni siquiera China está dispuesta a apoyar plenamente a Rusia, aunque tiene sus propios planes. En un mensaje dirigido al líder norcoreano Kim Jong-un un día después de que Rusia lanzara su invasión de Ucrania, el presidente chino Xi Jinping dijo que China está dispuesta a trabajar para desarrollar las relaciones de amistad y cooperación entre China y la RPDC "bajo una nueva situación." Se teme que China utilice la "nueva situación" para "liberar" a Taiwán.


Lo que debería preocuparnos ahora es que la radicalización que vemos, más claramente con el presidente ruso Vladimir Putin, no es sólo retórica. Muchos miembros de la izquierda liberal, convencidos de que ambas partes sabían que no podían permitirse una guerra total, pensaron que Putin estaba alardeando cuando concentró las tropas en las fronteras de Ucrania. Incluso cuando Putin describió al gobierno del presidente ucraniano Volodomyr Zelensky como una "banda de drogadictos y neonazis", la mayoría esperaba que Rusia se limitara a ocupar las dos "repúblicas populares" separatistas controladas por los separatistas rusos respaldados por el Kremlin o, a lo sumo, que extendiera la ocupación a toda la región de Donbás en el este de Ucrania.


Y ahora algunos que se llaman a sí mismos izquierdistas (yo no lo haría) culpan a Occidente de que el presidente estadounidense Joe Biden tuviera razón sobre las intenciones de Putin. El argumento es harto conocido: La OTAN estaba cercando lentamente a Rusia, fomentando revoluciones de colores en su territorio cercano, e ignorando los temores razonables de un país que había sido atacado desde Occidente en el siglo pasado.


Hay, por supuesto, un elemento de verdad aquí. Pero decir sólo esto equivale a justificar a Hitler echándole la culpa al injusto Tratado de Versalles. Y lo que es peor, admite que las grandes potencias tienen derecho a esferas de influencia, a las que todos los demás deben someterse en aras de la estabilidad mundial. La suposición de Putin de que las relaciones internacionales son un concurso de grandes potencias se refleja en su repetida afirmación de que no tenía otra opción que intervenir militarmente en Ucrania.


¿Es eso cierto? ¿Es realmente el problema el fascismo ucraniano? La pregunta se dirige mejor a la Rusia de Putin. La estrella intelectual de Putin es Ivan Ilyin, cuyas obras vuelven a imprimirse y se entregan a los apparatchiks del Estado y a los reclutas militares. Tras ser expulsado de la Unión Soviética a principios de la década de 1920, Ilyin defendió una versión rusa del fascismo: el Estado como una comunidad orgánica dirigida por un monarca paternal, en la que la libertad consiste en conocer el lugar de cada uno. El objetivo de votar por Ilyin (y por Putin) es expresar el apoyo colectivo al líder, no legitimarlo ni elegirlo.


Aleksandr Dugin, el filósofo cortesano de Putin, sigue de cerca los pasos de Ilyin, añadiendo un adorno posmoderno de relativismo historicista:

"Toda supuesta verdad es una cuestión de creencia. Creemos en lo que hacemos, creemos en lo que decimos. Y esa es la única manera de definir la verdad. Así que tenemos nuestra verdad especial rusa que hay que aceptar. Si Estados Unidos no quiere iniciar una guerra, debe reconocer que Estados Unidos ya no es un amo único. Y [con] la situación en Siria y Ucrania, Rusia dice: 'No, ya no eres el jefe'. Esa es la cuestión de quién gobierna el mundo. Sólo la guerra podría decidirlo realmente".


¿Pero qué pasa con los pueblos de Siria y Ucrania? ¿Pueden ellos también elegir su verdad o son sólo un campo de batalla para los aspirantes a gobernantes del mundo?

La idea de que cada "forma de vida" tiene su propia verdad es lo que atrae a Putin a los populistas de derechas como el ex presidente de Estados Unidos Donald Trump, que alabó la invasión rusa de Ucrania como el acto de un "genio." Y el sentimiento es mutuo: cuando Putin habla de "desnazificación" en Ucrania, hay que tener en cuenta su apoyo a la Agrupación Nacional de Marine le Pen en Francia, a la Lega de Matteo Salvini en Italia y a otros movimientos neofascistas actuales.


La "verdad rusa" no es más que un mito conveniente para justificar la visión imperial de Putin, y la mejor manera que tiene Europa para contrarrestarla es tender puentes hacia los países en desarrollo y emergentes, muchos de los cuales tienen una larga lista de reclamos justificados contra la colonización y la explotación occidentales. No basta con "defender Europa". La verdadera tarea es convencer a otros países de que Occidente puede ofrecerles mejores opciones que Rusia o China. Y la única manera de lograrlo es cambiar nosotros mismos desarraigando sin miramientos el neocolonialismo, incluso cuando viene empaquetado como ayuda humanitaria.


¿Estamos dispuestos a demostrar que, al defender Europa, estamos luchando por la libertad en todas partes? Nuestra vergonzosa negativa a tratar a los refugiados por igual envía al mundo un mensaje muy diferente


[1] Columna publicada originalmente el 2/3/2022 en Project Syndicate (https://www.project-syndicate.org/commentary/europe-unequal-treatment-of-refugees-exposed-by-ukraine-by-slavoj-zizek-2022-03). Texto traducido por Rodrigo Y. Sandoval de la versión original en inglés.


#Zizek

232 visualizaciones0 comentarios